Causas de la mala conducta de un niño

En este artículo te explicaré las diferentes razones por las cuales el mal comportamiento de un niño puede ser causado por la mala relación entre sus padres, así como los lineamientos principales para dar solución a este problema. Presenciar peleas y violencia entre los padres es de lo más dañino que se le puede hacer a un niño, de hecho es tanto el miedo que tienen algunos niños de que esto pase, que consciente o inconscientemente se portan mal para que sus padres estén demasiado ocupados regañándolo, como para ponerse a pelear entre ellos. Esto es fácil de identificar porque son las típicas parejas que cuando no están los hijos, se ignoran o de plano discuten y pelean por que no se llevan bien, también son aquellas parejas que prácticamente el único punto en común que tienen es la mala conducta de sus hijos.

Desde ahora en adelante debemos comprender que las familias tienen un funcionamiento, y sin darse cuenta, sus miembros toman alguna función dentro del sistema familiar, en este caso el niño o niña toma el papel de chivo expiatorio. Es decir, la persona que debe sacrificarse y sufrir para distraer al resto de la familia de los problemas que cada uno tiene, este es un fenómeno muy interesante e importante para los terapeutas, pero se habla y se explica muy poco entre las familias. Algo muy curioso de este fenómeno del chivo expiatorio, es que cuando a un hijo que le toca ser chivo expiatorio, empieza a cambiar y portarse bien, casi como arte de magia empiezan a surgir otros problemas en la familia, por ejemplo, los problemas en la pareja explotan, o también pasa que alguno de los hijos que antes se portaba bien.

 

causas-de-la-mala-conducta-de-un-nino

 

De repente, empieza a portarse mal o a tener otro tipo de problemas, esto lo he presenciado muchas veces y se debe a que el verdadero problema es familiar y sigue ahí, lo que se hizo solo fue cambiar el síntoma es por eso que recomiendo que si se lleva al niño al terapeuta, se tenga en cuenta a toda la familia. Con esto no quiero decir que toda la familia deba ir a terapia, para nada, de hecho se puede trabajar con una sola persona, pero teniendo en cuenta todo el funcionamiento familiar, y no solo el del niño.

El concepto de chivo expiatorio que explique previamente nos ayuda a entender muchos casos de mala conducta. Sin embargo, no es la única forma en la que los problemas de pareja afectan a los hijos, otra manera en la que ver discutir con frecuencia a los padres produce mal comportamiento es simple y sencillamente por que con nuestras acciones le enseñamos a los hijos que la agresión, la violencia y la falta de comprensión son las formas en las que se resuelven los problemas.

La congruencia es un valor fundamental para cualquier padre o madre de familia, pues muchas personas me han llegado con el problema de que sus hijos pelean mucho entre ellos, y a la hora de analizar como es la relación entre los padres me doy cuenta que discuten y se agreden todo el tiempo. Entonces como podemos pedir a los niños que tengan paciencia, que sean comprensivos, que sepan dialogar, que sepan resolver sus diferencias si, como adultos no lo hacemos, ahí no hay congruencia y por lo tanto tampoco habrán buenos resultados.

 

portarse-mal

 

Lo diré una vez más, presenciar las disputas de los padres es una de las cosas más dolorosas para un niño, el malestar emocional produce conductas inapropiadas, en TODO mundo, y con más razón en los niños. No podemos esperar que un niño este mortificado, asustado y enojado por las peleas que ve y que además se porte bien.

Hay niños que generan un gran rencor hacia sus padres por el hecho de verlos pelear, ya que si lo pensamos, los hijos son obligados a ver a las dos personas más importantes de su vida hacerse daño, ¿Alguna vez has visto como lastiman o agreden a alguien a quien quieres mucho? ¿Cómo te sientes cuando pasa eso? ¿Que sientes hacia la persona que hiere a tu ser amado? Si esa persona te pidiera que le hicieras caso y lo obedecieras ¿Lo harías?

 

Pues eso mismo le pasa a los niños cuando ven a sus padres hacerse daño y luego le piden que se porte bien. Todo esto crea un caos emocional tal, que muchos niños ni siquiera saben ni comprenden lo que sienten, por lo que aunque hables con ellos y les expliques las cosas, no funcionará pues no es algo que hagan de forma consiente, ellos simplemente sienten y actúan, además eso de decirle a los hijos. «Es un problema de mayores y no debe afectarte» es un comentario bastante insensible, pues los niños son parte de la familia, y recuerda que una familia es un sistema, y si algo malo está pasando en una parte del sistema el resto del sistema se verá afectado nos guste o no.

Puedes leer la segunda parte del artículo aquí.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies