Cómo educar correctamente a un hijo

El artículo de hoy gira en torno al tema de cómo hay que educar correctamente a un niño.Si eres una de esas personas que transforman poco a poco laa información en sabiduría, he notado 6 aprendizajes básicos que estas personas desarrollan y que les permiten salir airosos de la mayoría de dificultades, y es que justo que todos también aprendamos estas 6 perlas de sabiduría, que podríamos llamar los 6 mandamientos para educar niños correctamente.

 

Cuando existe un problema con los hijos, la mayoría se pregunta, cómo resuelvo ese problema, ¿Cómo hacer que se porte bien que me obedezca? en fin, esta es una actitud muy comprensible, pues al tener un problema, lo que nos urge es resolverlo, sin embargo es un error cultural muy grave, pues por ejemplo, si una persona tiene sobrepeso. Lo que desea es perder peso, e intenta todo lo que escucha que sirve para bajar de peso, en lugar de primero pensar.

¿Por qué tengo sobrepeso? pues un mismo problema puede tener diferentes causas, en este caso puedes ser un problema hormonal, de alimentación, de falta de actividad, emocional, en fin, sin embargo, al no entender primero su problema, la persona simplemente estará disparando a ciegas esperando que algo le resuelva el problema, cosa que rara vez sucede.

Y con los problemas familiares es exactamente los mismo, por eso el sexto mandamiento es que antes de intentar cosas a ciegas, nos preguntemos que está causando y sosteniendo el problema de mis hijos, es un problema de mala educación, es un problema afectivo, es un problema reactivo a una situación difícil por la que está pasando la familia, es un problema causado por algún medicamento, es un problema del neurodesarrollo.

 

Aspectos a tener en cuenta en la educación de los niños

En fin, como te puedes dar cuenta, muchas cosas nos pueden causar un mismo problema,, y es importante tenerlo en cuenta para saber como hay que educar correctamente a un niño y mira que di muchos ejemplos, pero aún me faltaron bastantes.

Uno de mis principales objetivos en este canal es empoderar a los padres y madres para que sepan cual es el modo de educar correctamente a un niño, con esto me refiero a que los padres entiendan, que tienen un gran poder, tanto como padres así como individuos para formar, guiar, construir, y sanar su familia y su propia vida. Culturalmente tenemos la falsa creencia de que el psicólogo o el terapeuta tiene un poder sobrenatural y que solamente él puede resolver ciertos problemas.

No es así, al contrario un buen terapeuta es aquel que te ayuda a encontrar tu potencial, por el contrario aquellos que tienen amarrados a los pacientes por años o peor aún, que los hacen creer que sin la terapia, o el grupo de apoyo no son nada, son muy peligrosos por otra parte muchos padres ceden su poder a sentimientos como la culpa, el miedo y eso solo los debilita e impide que sean capaces de hacer un buen trabajo. Por lo que debemos comprender que todos cometemos errores, y no solo no podemos evitarlos, sino que son un mal necesario, pues como padres e hijos, muchas veces las lecciones más valiosas son las que recibimos al resolver esos errores.

 

Así que si te equivocas, o te has equivocado, no le des tu poder a esas emociones mal canalizadas o a lo que los demás digan, la clave de este quinto mandamiento está en reconocer que tienes el poder, para seguir aprendiendo y mejorando cada día la congruencia es un valor que si bien todos deberíamos tener, es muy difícil de alcanzar al cien, pues somos prestos para criticar los errores de otros.

Pero no así para reconocer los propios, y la relación con los hijos no es diferente, un ejercicio simple que nos puede servir para asegurarnos de respetar este cuarto mandamientos es imaginar, si tu trabajaras en una empresa, que te da techo, alimento, y prácticamente todo lo que tú le das a tus hijos, claro está a cambio de seguir ciertas reglas. ¿Cómo te gustaría que te tratará el dueño de la empresa? si algún día tuvieras problemas fuera de ese trabajo y estuvieras irritable y sin ganas de hacer nada, y cometieras algún error o rompieras alguna regla.

¿Te parecería bien que te golpearan, que te humillaran, que te agredieran verbalmente? Como adultos sabemos que si hacemos algo malo en nuestro trabajo debe haber una consecuencia. Si somos responsables debemos aceptarla, sin embargo, eso no implica que nadie tiene derecho a vejarnos y pasar por encima de nuestra dignidad como humanos ni siquiera nuestros padres.

 

La firmeza en la el modo de educar a un niño

En el tercer lugar, se encuentra la importancia de ser firme con los hijos, para algunas personas este y el cuarto punto, podrían parecer contradictorios, pero no es así, ya que son caras diferentes de una misma moneda, de la misma forma que sin noche no hay día, y sin muerte no hay vida, sin firmeza no puede haber dulzura y comprensión, pues por eso no es raro ver casos de padres y madres confundidos al no entender por qué si trataron a sus hijos con tanto cariño, comprensión y respeto.

 

 

Ahora sus hijos los tratan con la punta del pie, pero para quienes comprenden este tercer mandamiento, ese tipo de resultados les parecen lógicos, lamentablemente una vez más tenemos la mala cultura de creer que ser firme es lo mismo que ser agresivos. Muchos piensan que ser comprensivo es igual que ser permisivo, pero nada más alejado de la verdad, tan solo piensa en aquellos profesores, lideres, o jefes que dejan una huella positiva, y eso es fundamental para educar correctamente a un niño. Te darás cuenta que son aquellos que saben ser firmes pero a la vez comprensivos, es a lo que llamamos puño de hierro con guante de seda.

 

Una anécdora sobre cómo hay que educar correctamente a un niño

Hay una historia muy conocida que ayuda a entender un aspecto fundamental en lo referente a cómo hay que educar correctamente a un niño. Dice así, es un esposo que al ver que su esposa le cortaba las orillas del jamón antes de hornearlo, le pregunto porque lo hacia. La mujer simplemente se limitó a responder que por que así aprendido de su madre a hacerlo, el esposo aún con curiosidad le preguntó a su suegra que por qué le cortaba las orillas al jamón. Y la suegra le contesto exactamente lo mismo, que porque así aprendido de su madre a hacerlo.

Por último en una oportunidad que tuvo, le hizo a la abuela de su esposa la misma pregunta, y ella le respondió que su horno era demasiado pequeño, y le tenía que cortar las orillas al jamón para que entrara, lamentablemente muchas veces hacemos los mismo, actuamos solo por costumbre o porque nos dicen que lo hagamos, pero no entendemos el porqué lo hacemos, este segundo mandamiento nos invita a realizar un ejercicio de consciencia.

Va de la mano con el punto 6, pues una vez que entendamos el problema y sepamos como debemos actuar, debemos comprender el porque vamos a actuar así, no basta leer sobre una técnica y aplicarla, sin siquiera saber por qué funciona, pues al igual que en el cuento, lo que para algunos o en algún momento es funcional. No lo es para todos, por ejemplo no es lo mismo educar a un hijo de 2 años que a uno de 7 que a uno de 15, y este segundo mandamiento nos invita a comprender lo que hacemos. El primer mandamiento para educar niños correctamente.

 

La importancia de la educación

Es muy sencillo, pero aún así, hay muchos que lo olvidan, y es, entender que nosotros somos los adultos, pues por una parte queremos que con decirles las cosas una vez, ya sean capaces de portarse de forma impecable, pero vamos si a veces ni los adultos lo hacemos. Por otra parte, si los niños actúan de forma inadecuada, no es raro que algunos padres se pongan a su nivel, y se pongan a discutir con ellos, o empiecen a actuar como niños.

Es por eso tan importante entender que nosotros somos quienes se supone que ya tienen experiencia en la vida y entienden sus emociones, quienes tienen un cerebro ya desarrollado y que hemos sido educados. Yo sé que no es fácil tener la paciencia para comprender que si actuamos correctamente los hijos aprenderán correctamente, aunque pueda tardar mucho tiempo, sin embargo, creo que este primer punto abarca los cinco anteriores, pues entre más dominemos cada uno de ellos; y esto es fundamental si queremos saber cómo educar correctamente a un hijo.

En conclusión, criar a los hijos de forma saludable, es un gran proceso de aprendizaje y crecimiento personal por parte de los padres, y estos 6 mandamientos son una buena guía, para evitar los errores más comunes que pueden terminar en desastre.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies