Cómo hacer que un niño mee en el váter

En el proceso de educación y formación de los hijos, sin duda se presentarán situaciones que aparentemente escapan a la lógica y por ende preocupan y confunden a los padres. Ejemplos de estas situaciones, son cuando un niño que ya sabía ir al baño de repente empieza a rehusarse a ir al baño. O cuando por otro lado, por más que se esfuerzan los padres por enseñar a los niños a que utilicen el escusado, los infantes se rehúsan a hacerlo. Aquí aprenderás que podemos hacer en esos casos, pues para resolver dificultades que se salen de la lógica ordinaria, debemos utilizar métodos que también estén fuera de dicho razonamiento.

Entrenar a los hijos para dejar el pañal es parte de la educación de cualquier niño. En circunstancias normales, lo ideal es llevar al niño a que poco a poco vaya acostumbrándose a utilizar el inodoro. Los buenos padres son quienes antes de intentar resolver un problema, tratan de identificar que lo está causando. Y la principal razón por la que los niños se rehúsan a ir al baño, tiene que ver con su propio temperamento o con las etapas naturales de su desarrollo. En muchas familias presionan a los niños para dejar el pañal a muy temprana edad.

En un principio se sienten orgullosos porque los niños lo aprenden rápido y sin mayor problema. Lo que no saben estas personas, es que esto sucede porque antes de aproximadamente los 18 meses, la mayoría de niños aún no han desarrollado la capacidad de oponerse, y aprenden a ir al baño por reflejo y costumbre. Es por eso que resulta fácil. Sin embargo entre los 18 y 24 meses, empieza una etapa muy particular, que podríamos llamar la etapa del berrinche o etapa del “no”, en donde los niños adquieren el poder de negarse con la palabra mágica, “NO” y literalmente actúan como niño con juguete nuevo, y parece que a todo se oponen diciendo no.

 

ir-al-vater

 

Qué tan difícil será esta etapa, depende mucho del temperamento del niño. Y aquellos que poseen temperamentos más reactivos, son quienes más hacen batallar a sus padres. Y también son quienes a pesar de ya haber aprendido a ir al baño cuando eran más pequeños, encuentran placer en negarse a ir al baño. O en los casos donde los padres, empezaron a entrenar a sus pequeños después de que iniciara esta etapa, son los que por más que intentan métodos tradicionales, los niños se aferran a no ir al baño, muchas veces demostrando que tienen una voluntad más fuerte que los propios padres. Es indispensable contar con información útil, para poder comprender que este problema es parte de una etapa natural del desarrollo, y tiene que ver con el temperamento particular de cada niño.

Entendamos que estas dificultades existen para fortalecer a los hijos. Con lo que ahora sabes, podrás entender porque las técnicas tradicionales no sirven, ya que en estos casos los niños se oponen por el gusto de oponerse, por lo que entre más les pidamos que hagan las cosas, más los orillamos a que no las hagan. Por último, no confundamos el deseo de oposición, con los accidentes naturales que todos los niños tienen, pues durante los primeros 4 o 5 años de vida, es normal que los niños tengan algunos accidentes de vez en cuando, por lo que debemos tener paciencia y comprensión frente a estos accidente, y seguir aplicando la técnica con constancia.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies