¿Cómo mejorar mi relación de pareja?

El principal problema de las parejas es que los miembros de la pareja, no saben dónde empiezan y donde acaban sus derechos y responsabilidades, ese es el error más común de las parejas.

Así que déjame platicarte, porque lo que te acabo de comentar es un error colosal en muchas de las parejas con las que he trabajado, si no es que en todas. Pues bueno empecemos con el tema. Quiero que escuches estas frases. “No puedo, porque mi esposa se puede enojar”. “Es que mi marido no me deja”. “Es que yo tuve la culpa porque hice enojar a mi pareja”. ¿Alguna vez has escuchado frases como esas?

 

Seguramente que no, ¿verdad? “Es que se puede enojar”. “No me deja”. “Yo tuve la culpa de lo que hizo”. Estas frases ejemplifican el error más común de las parejas, pues la cultura en la que vivimos, nos ha hecho creer que es normal, dominar a nuestra pareja en aspectos que no nos pertenecen. Así como dejar que la pareja controle y afecte aspectos a los que no tiene un derecho legítimo. Realmente el problema no es que permitamos o no que se asalten nuestros derechos, o que invadamos los de nuestra pareja.

El problema es que no sabemos dónde empiezan nuestros derechos y donde los de la pareja por eso para ayudarnos a entender esto, utilizare las siguientes gráficas.

 

Empecemos, Este círculo eres tú, y este círculo es tu pareja. Tus emociones ¿De quién son derecho y responsabilidad? Cierto de ti. Las emociones de tu pareja, ¿De quien son derecho y responsabilidad? Cierto de ella. Excelente, continuemos. Tus pensamientos, tus acciones, tu dinero, tu crecimiento personal, tus decisiones, tu bienestar. De ¿Quién son derecho y responsabilidad? Tuya, tuya, tuya, tuya, tuya y tuya. Bueno creo que has entendido el concepto. Listo, parece algo tan simple en teoría, ¿cierto? Pero en la práctica nos cuesta mucho aplicarlo.

 

Tomemos algunas de las frases del principio como ejemplo “No puedo, porque mi esposa se puede enojar”. Primero: tus decisiones ¿De quien son responsabilidad? Así es tuya, entonces no le eches la culpa a tu esposa. Segundo. Si, lo que vas a hacer es para tu bien y no afectas a nadie, pero no lo haces porque tu esposa se enoja, de quien son responsabilidad las emociones de tu esposa. ¿Tuyas? No, por lo que, si ella se quiere o no enojar, es su derecho y responsabilidad.

Tomemos otro ejemplo. “No puedo estudiar una carrera, porque mi esposo no me deja”. Primero: ¿De quien es responsabilidad tu crecimiento profesional? Correcto, así que no permitas que tu esposo invada una parte de tu vida, a la que no tiene derecho, o por lo menos no lo culpes por no hacer lo que es solo tu responsabilidad.

 

En una relación, hay ciertas cosas que les pertenecen a ambos. ¿Cuáles se te ocurren? Vida sexual en pareja. Responsabilidades domésticas. Los hijos Cosas o contratos que adquieran en común etc. En esos puntos, claro que debes demandar que tu pareja se haga responsable y tu opinión cuente. Y en algunos casos, incluso las leyes te apoyan. También hay que tener en cuenta algo extremadamente importante.

Nadie, pero escúchame bien, nadie, va a tener control sobre los aspectos de tu vida, ¡a menos de que Tú se los des! Y ya para terminar ¿Qué hago si en mi pareja cometemos este error? Hay que tratar de hablarlo tranquilamente, y civilizadamente. No permitas que se contaminen tus acciones y emociones. Con esto me refiero a que no trates de hacerle daño a tu pareja nunca, ni física, ¡ni moralmente! ¿Y qué pasa si ya hablé con mi pareja y no quiere cambiar? Muy sencillo, es tu derecho y responsabilidad, permanecer o no con alguien. Pero no es ni tu derecho ni tu responsabilidad hacer cambiar a nadie.