Niños inteligentes que se aburren en clase

La falta de atención e interés por parte de los niños en la escuela es un problema que escucho con frecuencia. Lamentablemente pocas personas se ponen a pensar a qué se debe esta falta de interés. Pues solamente descubriendolo podemos elaborar soluciones, ya que por ejemplo, no se resuelve de la misma forma un problema causado por cuestiones emocionales, que uno por cuestiones de disciplina. Sin embargo aún son menos las personas, que llegan a considerar que en ocasiones este problema se puede deber, a que los niños son demasiado inteligentes. Te sorprenderías, si supieras cuanto talento e inteligencia se desperdicia, porque los padres e instituciones educativas no saben reconocer y mucho menos nutrir este tipo de dones.

Te explicaré algunas características que suelen presentarse cuando la inquietud y falta de atención de los niños se deben a que tienen altas capacidades. Aquellos niños con muy buen humor, que hacen bromas y tienen ocurrencias muy elaboradas, aunque no lo creas, están demostrando que cuentan con habilidades creativas e intelectuales muy buenas. Por lo que, si tu hijo además de ser inquieto es bromista y ocurrente, lo más probable es que tenga buenas capacidades. Aprender fácilmente evidentemente es un signo de inteligencia, pero no me refiero únicamente a cuestiones de la escuela. Pues hay niños con una enorme capacidad de aprendizaje, pero que no la utilizan en la escuela, simplemente porque lo que les enseñan ahí no les llama la atención.

 

Pero si observas que tu hijo aprende, memoriza y explica con facilidad tramas y conceptos de sus juegos o de sus caricaturas, es muy posible que las capacidades de aprendizaje de tu hijo sean mejores de lo que parecen. Hay algunos niños que acaban rápido sus actividades y se ponen a platicar o a jugar con sus compañeros. Esto también es un signo muy común en niños con altas capacidades. Es importante identificar estos y otros rasgos que denotan a niños con capacidades sobresalientes, pues en ocasiones nos enfocamos solo en lo negativo. O vemos mal que los niños apliquen sus capacidades en cosas que para nosotros no son importantes, en lugar de identificarlas para buscar formas de encaminarlas

¿Qué puedo hacer si creo que mi hijo es distraído e inquieto en la escuela debido a que posee .altas capacidades? Lo primero que yo recomendaría es descubrir sus intereses. Pues si no canalizas las capacidades de tu hijo de manera practica y constructiva, lo más probable es que se desperdicien. O incluso que se se canalicen para hacer cosas negativas, y para el correcto proceso de orientación, es indispensable conocer los gustos. Mismos que puedes descubrir platicando, observándolo y jugando con él, pues cualquier niño va a rechazar aquello que no le gusta. Recuerdo a una madre que me compartía la preocupación que sentía, porque su hija solo le preocupaban las cuestiones de belleza.

 

Sin embargo tuve que explicar a la madre que cada ser humano tiene sus gustos y dones, y no se trata de que los hijos sean y les guste lo que nosotros creemos que es importante. Pero si es nuestro trabajo ayudarlos a que encaminen esas características de forma que sean productivas para ellos. En este caso particular, ya es una gran ventaja que la niña tenga definidos sus gustos, pues podemos utilizarlos para hacer mas atractivas otras actividades, aprendizajes, y sobre todo para motivar. Por ejemplo señalando a personas que trabajan en el mundo de la moda, de los cosméticos y que aún así deben aprender todo lo que se les enseña en la escuela. Para poder ser personas cultas, para poder manejar sus negocios y no los engañen, para poder tener una carrera y costear esos lujos. Que tal vez para algunas personas pueden parecer banales, pero que a nosotros nos ayudan a motivar a esa niña en particular.

También podemos utilizar sus intereses para que aprendan mejor buscando relación entre el conocimiento y lo que le gusta. Por ejemplo, que a principios de la segunda guerra mundial en 1939 se puso de moda el labial rojo, llamado rojo patriótico, como una forma apoyar a las tropas. Tan solo recuerda que tener hijos más inteligentes, como padres también debemos estudiar y cultivarnos para poder cultivar a nuestros hijos, pues no esperemos de ellos cosas que no les damos. El error más común que se comete con este grupo de niños es permitirles que sean perezosos. Pues muchos padres y profesores piensan que debido a su capacidad, no se necesita presionarlos, pues aprenden más rápido que la mayoría de lo niños. Sin embargo, una de las cosas más importantes que nos da la educación es enseñarnos a trabajar y esforzarnos.

 

Pues tal vez nunca lleguemos a utilizar la formula para ecuaciones de segundo grado, pero el esfuerzo y dedicación que invertimos para comprenderla es un tesoro que nos servirá para toda la vida. Es por eso que los niños con altas capacidades necesitan retos constantes. Pues imagina a un fisicoculturista que todos los día levanta 50 kg tal vez para la mayoría de personas eso es mucho. Pero si su cuerpo tiene la capacidad de levantar 100 kg, el hecho de que no se esté esforzando, no solo frenará su avance, sino que lo hará retroceder. Con los niños es igual, pues estudios han revelado que en las universidades, muchos de los alumnos con altas capacidades tienen calificaciones mediocres.

Y esto es porque, debido a su capacidad, durante mucho tiempo no necesitaron esforzarse, por lo cual, al momento de llegar a la adultez, su voluntad está muy poco ejercitada como para esforzarse, para sacar provecho a su verdadero potencial y sobresalir. Mientras que otros que tal vez no tienen capacidades tan sobresalientes, pero que se han acostumbrado a esforzarse, llegan a sobresalir, precisamente por su voluntad y su esfuerzo. Es importante que en el hogar motivemos a los hijos estudiar y realizar proyectos que les resulten interesante.

 

Pero que a la vez los hagan esforzarse más de lo que escuela les demanda. Claro que es importante que jueguen y descansen, pero también es importante que se acostumbren a dar un extra, en lugar de solo esforzarse lo necesario. Pues tienen la capacidad de hacerlo, por lo cual, clases extracurriculares, cursos, proyectos propios y libros de los temas que le interesen, son formas excelentes para reforzar sus capacidades. No solo intelectuales, también volitivas, es decir, de su voluntad.

En lo personal me encanta que hagan sus propios proyectos. El tipo de proyecto dependerá de las habilidades e intereses del niño. Puede ser desde un maquina, una obra de teatro, una exposición de arte con la familia, un jardín hidropónico, un negocio propio. En fin, el objetivo es enseñarles a trabajar duro por alcanzar algo que desean. Así como que aprendan y se envicien con la sensación de logro y satisfacción, que se obtiene cuando aplicamos nuestras capacidades y esfuerzo para crear y lograr cosas positivas.