Por qué un hijo no obedece (II)

A veces el niño realmente es el que menos poder tiene para cambiar los mecanismos que mantienen este tipo de problemas, además no importa cuanto se trabaje con un niño, si al regresar a casa las cosas van a seguir igual. Muchas veces, gran parte del trabajo está en los padres más que en el niño, y trabajando directamente con los padres, los resultados son muy rápidos y duraderos, y es por eso que el primer escalón de este cambio debe ser en los padres. Ellos son quienes tienen el poder, es preferible darles a ellos la información y preparación para que orienten a sus hijos.

En algunos casos, el malestar afectivo del niño se debe a problemas personales de los adultos, por ejemplo una madre que fue maltratada de niña y que ha sufrido mucho, es probable que repita ese maltrato en sus hijos, o en ocasiones las presiones del trabajo y de la pareja son tan grandes que no nos permiten tratar bien a los niños y pasar el tiempo de calidad necesario. Entiendo que muchos padres se preocupan más por sus hijos que por si mismos, pero es prácticamente imposible que un niño sea feliz si sus padres no lo son. Una vez que empieces a trabajar en ti, hay muchas actividades que puedes realizar para apoyar a tus hijos ya sea para sanar la relación con ellos si es que el problema está ahí, o para ayudarlos a que se adapten a aquellos aspectos de la vida que les causan problemas.

 

Por supuesto que si lo necesitas lo recomendable es solicitar apoyo terapéutico, para ti y para él niño, y no importa si la persona solo quiere trabajar con tu hijo, eso está bien siempre y cuando te mantenga al tanto de como va el proceso, y de qué puedes hacer tú para también apoyar. Algunos padres, con frecuencia me contactan diciendo que ya llevaron al niño al psicólogo, pero que no solo no los involucran en el proceso, sino que peor aún no ven cambios. Algo que también debes tener muy en cuenta es mantener el equilibrio entre los cuatro pilares de la formación de los hijos los cuales son, afecto, disciplina, identidad y metas.

 

por-que-un-hijo-no-obedece

 

Por ejemplo, una abuela que tiene que cuidar a su nieto porque sus padres se divorciaron y lo dejaron a su cuidado, y por lastima hacia el niño, la abuela lo deja hacer lo que quiere y evita llamarle la atención porque «pobrecito ya ha sufrido mucho». En este caso, claro que el niño tendrá un estado emocional desastroso, pero maleducarlo no lo ayudará en nada y se permisivos, en lo absoluto es una forma de demostrar afecto.

 

Cuando identifiquemos que la mala conducta se debe a problemas emocionales aun así debemos mantener la disciplina, no será lo que resuelva el problema, pero de cualquier forma es necesaria, pues en los casos donde disciplinar se deja a un lado, el problema crece pues se convierte en un problema afectivo y de disciplina a la vez. La forma de equilibrar estos dos pilares es asegurándonos de tener reglas firmes, claras y justas en la casa, y cuando el niño las rompa, con toda tranquilidad aplicar las consecuencias, es importante no perder el control, pues por una parte podemos empeorar la relación con los hijos al hacerlo y por otra, si el niño observa que su conducta nos exaspera con más razón la seguirá haciendo.

Recuerda que cuando un niño se siente mal emocionalmente, es probable que quiera hacer cosas que también hagan sentir mal a otras personas. Si tú estás en control de tus emociones cuando el niño se porte mal, y eso lo combinas con una actitud cariñosa, comprensiva y de atención cuando se porte bien, el niño rápidamente aprenderá que puede obtener más apoyo y sentirse mejor cuando se comporta de forma adecuada. Todo esto aunado a juegos, actividades y un cambio verdadero en el hogar, le permitirán superar los baches afectivos que lo motivan a portarse mal.

En conclusión solamente si aprendemos a comprender lo que los niños nos quieren decir con sus conductas, sabremos como actuar de mejor manera, siempre buscando el equilibrio, el bienestar de TODA la familia y empezando por los padres.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies