¿Qué es El Sindrome de Alienación Parental Después del Divorcio?

El Síndrome de Alienación Parental, también conocido por sus siglas SAP, es un síndrome que se puede presentar en algunas rupturas conyugales conflictivas. Y está caracterizado, por la difamación infundada, de un progenitor hacia otro frente a los hijos. Lo cual lleva a los niños a dañar los lazos afectivos y de relación con el padre rechazado. Lo que a su vez, conlleva a un malestar emocional significativo, que repercute en su sano desarrollo psico-emocional.

A grandes rasgos, ese es el concepto de Síndrome de Alienación Parental, propuesto por Richard Gardner. Este autor habla de este problema, como si fuera una especie de lavado de cerebro, donde alguno de los padres programa a los hijos para que desprecie, y se oponga al otro progenitor. Señalando que es malo y no merece ni su cariño ni su respeto. Cabe aclarar, que esto solo se puede presentar, cuando en realidad, el padre rechazado no ha maltratado o violentado a los hijos. Además está alienación también puede ser ejercida por parte de otras personas cercanas al niño, como pueden ser abuelos o tíos.

Sindrome-Alienación-Parental

Me parece importante difundir está información. Sin embargo muchos otros autores y profesionales, no estamos totalmente de acuerdo con la propuesta inicial del respetado señor Gardner. Pues si bien, no niego que hablar mal a los hijos de sus padres, y generarles emociones como el resentimiento, es sumamente nocivo, de hecho estoy bastante de acuerdo en todo eso. Sin embargo, en lo que discrepo, es en afirmar que si una persona comete este error, ya es alguien malvado, enfermo y que lava el cerebro de los niños. Como si fuera él o la villana de una película, pues esto es un problema familiar.

Y cuando hablamos de problemáticas en la familia, si en realidad queremos buscar soluciones, debemos deshacernos de la idea del bueno y el malo. Pues en estos casos no hay víctimas ni victimarios, pues sin duda el padre aceptado por los hijos comete el error de hablar mal de la otra persona. Sin embargo, si la otra persona fuera esa blanca paloma, simplemente no habría nada malo que decir de ella, pues las acciones valen más que las palabras. Pero a la vez, la persona que es rechazada por los hijos, vive una gran injusticia, al ver que sus hijos son puestos en su contra.

 

Pero al mismo tiempo no sabe o no quiere hacer lo correcto para acercarse a ellos de una forma efectiva. Por lo cual muchos autores identifican que a veces, los padres rechazados consiguen en la alienación parental, una justificación para no convivir con sus hijos. Lo que quiero que quede claro, es que el juego del bueno y el malo está bien, para los cuentos o las novelas. Pero en la vida real las cosas no son así. La alienación parental suele ser una forma en la que los padres consiguen lo que desean. Colocando a los hijos en un fuego cruzado, obligándolos a tomar partido, pero independientemente de lo que decidan los niños saldrán lastimados. Pues no podemos esperar tener hijos sanos, si los criamos en un ambiente de rencor y hostilidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies