¿Son peligrosos algunos juegos o modas juveniles?

En este artículo, hablaremos de todos aquellas formas de entretenimiento que a los padres les pueden parecer perjudiciales para sus hijos, ya sea música, videojuegos, películas violentas, etcétera. Entiendo bastante bien la preocupación de estos padres, pues desde hace un par de décadas nos bombardean en los medios de comunicación hablando de lo nocivo que pueden ser ciertos programas de televisión, películas, videojuegos y géneros musicales.

Parece que muchas personas con estilos de vida ilegales o que rayan en lo ilegal, consumen este tipo de entretenimiento ya sean pandilleros, delincuentes, o incluso en casos de jóvenes que han protagonizado crímenes atroces. En muchos de esos casos, se ha comprobado que consumían videojuegos, música y películas con alto grado de violencia. Por todo esto es esperable que muchos padres se preocupen por el tipo de entretenimiento que les agrada a sus hijos, eso sin tener en cuenta que en en esos medios se expresan muchos anti-valores de manera explicita, pero hoy aprenderemos que tanto de verdad y que tanto de mentira hay en todo esto.

Un error muy frecuente es confundir la causa con el efecto, te pondré un ejemplo para que identifiques de lo que estoy hablando, cual de estas dos afirmaciones te suena mas lógica. Mi casa está sucia porque tiene cucarachas o mas bien mi casa tiene cucarachas porque esta sucia. Pensar en lo primero es confundir la causa con el efecto, igual pasa con el tema de hoy, si una persona tiene agresividad o rebeldía que es incapaz de canalizar y procesar, buscara música o cualquier otro medio para canalizar indirectamente lo que siente. Por lo tanto cuando vemos a un pandillero que le gusta el rap o el hip hop, no es que esos géneros musicales lo hayan transformado en pandillero, sino que esa música le permite expresar lo que ya siente, es decir la música es el efecto no la causa.

 

gustos-nocivos-para-los-niños

 

La comodidad de buscar culpables siempre es más fácil encontrar culpables externos, en lugar de reconocer la responsabilidad propia. Conozco el caso de un padre que se quejaba de la rebeldía de su hijo y culpaba a la música urbana por su comportamiento, sin darse cuenta que todas las descalificaciones que realizaba hacia su hijo, sus gustos e ideales era lo que realmente generaba esa rebeldía. La música simplemente era la forma en la que el chico la expresaba, así que si tenemos chicos agresivos, rebeldes tímidos o depresivos. También he leído sobre casos de chicas que se cortan y se le hecha la culpa a las amigas o al tipo de películas o libros que leen. Si se tienen casos así, entandamos que se deben a algo que esta pasando en la vida de los chicos y no a los medios que usan para entretenerse.

A pesar de todo lo ya mencionado debo aceptar que en algunos casos, estos medios de entretenimiento, pueden funcionar como un catalizador es decir, pueden desencadenar actitudes negativas que previamente estaban dormidas. Por ejemplo, si un chico ya tiene problemas en su casa, es posible que no lo exprese con rebeldía pues aún no es consciente de que eso es una posibilidad. Pero al momento de escuchar música que la fomente, puede empezar a comportarse de esa manera pues esos medios le abren los ojos a formas de actuar que por si solo no hubiera podido imaginar. Es por eso que debemos procurar que los hijos no consuman contenido inapropiado para su edad, para eso debemos buscar en la parte frontal o trasera de los discos o películas una etiqueta que nos indique si presentan contenido inapropiado.

 

En los videojuegos hay toda un sistema que nos permite saber para que edades es apto cada videojuego, en Europa se utiliza el sistema PEGI. Y en la mayor parte de América se utiliza el sistema ERSB. Sin embargo lo más importante es procurar el sano desarrollo de los hijos, pues repito el problema no es lo que ven o escuchan los hijos, el problema es lo que viven, la forma en la que se les trata, los anti-valores que se le transmiten y los valores que no se le inculcan.

Pero y ¿qué hago si mi hijo ya consume contenido inapropiado para su edad? Lo primero es revisar el ambiente familiar, asegúrate de tener una buena comunicación con tu hijo es decir escúchalo, y acéptalo, se firme pero sin llegar a ser descalificante. Una buena relación con tus hijos los puede proteger más que cualquier otra cosa acércate a tu hijo y pídele que te comparta ¿que es lo que le gusta de esa música o esos videojuegos?

 

Pídele que te invite a escucharla o a jugar con él, pregúntale ¿Qué opina del contenido que se presenta en esos medios? y en general demuestra que no solo quieres juzgarlo sino que quieres comprenderlo y ayudarlo en todo lo que te sea posible. No recomiendo prohibir sus gustos, pues ya ha sido expuesto a esa parte de la realidad, y no podemos simplemente regresarlo al cascaron y pretender que no pasa nada. Al contrario, hay que explicarle que esos medios de entretenimiento son para personas maduras, por lo que si quiere seguir usándolos debe demostrar su madurez. Si te das cuenta, aquí estaríamos siendo comprensivos pero a la vez firmes, pues estaríamos usando eso que le gusta como una forma para motivarlo a hacer cosas que tal vez no le gustan tanto; pero que son muestras de la madurez que necesita para seguir consumiendo lo que sí le gusta.

Muchos chicos solo tienen estos gustos por moda, pero si en su casa hay comprensión y firmeza tarde o temprano les dejara de llamar la atención o en su defecto puede que le sigan gustando pero no le afectaran de ninguna manera. En cierto modo, se necesita que la persona tenga un alguna parte mal desarrollada o lastimada para que este tipo de entretenimiento realmente pueda afectarle, pero con una familia realmente unida, comprensiva y firme es muy difícil que esto pase.